Ojalá, en los peores momentos financieros de nuestra vida, tuviéramos a buen recaudo la clásica hucha en forma de cerdito que se rompe con un martillazo. Ojalá pudiéramos destrozarla y ver cómo entre sus pedazos aparecen todos los billetes y monedas, y muchos, que hemos conseguido ahorrar a lo largo de los años. Y si no tenemos una hucha con ahorros, bueno, ojalá fuera temporada de lotería de Navidad, probásemos suerte porque quién sabe, esta puede ser la buena, y, en efecto, lo fuera. Y mira que realmente muchos de nosotros ni siquiera aspiramos al premio gordo, sino simplemente a una sustanciosa cantidad de dinero que liquide nuestras deudas y nos permita darnos algún capricho realmente caro, como un crucero por el Caribe o un equipo de cine con Dolby Soundround para casa. Sería maravilloso, ¿verdad? Todos hemos soñado alguna vez con los ejemplos que he dado, es inútil negarlo; y todos, en el fondo, esperamos que ocurran algún día, aunque solo sea para poder comprarnos un microondas nuevo o esa nevera expendedora de hielo que tanto nos gusta.

Pero un momento… Para comprarse esas cosas realmente no hace falta sacarse la lotería. Es más, ni siquiera es estrictamente necesario que tengamos dinero ahorrado. Es posible que ahora estén componiendo una mueca de puro horror, pero no me malinterpreten: no estoy diciendo que haya que sacrificar nuestra nómina mensual y renunciar a las comodidades que ya tenemos asentadas. Tampoco digo que nuestro deber sea acudir a nuestro banco y pedir un préstamo de cuatro cifras que nos arruine con otra deuda durante mínimo dos años más… Aunque por ahí van los tiros; es decir, por el asunto de los créditos. Y ustedes se preguntarán: ¿me estás diciendo acaso que se pueden conseguir créditos rápidos y https://www.dineritoahora.es/creditos-rapidos/, en España, sin arruinarse? Pues sí: son los bien llamados minicréditos online, y pueden saber más sobre ellos e informarse mejor sobre sus condiciones, que no solo incluyen la rapidez sino también cifras pequeñas fáciles de devolver, en internet.

Claro, es ahí, en la red, donde reside la fuente de poder de este tipo créditos, pues, burocracias aparte es más, inexistentes, el cliente puede solicitar ese dinero que tan urgentemente necesita para comprar algo importante, asistir a ese evento familiar ineludible.

Anuncios